Ilustre. Ayto. de la Villa de Los Silos

Usted está en: Inicio » Municipio » Historia » SIGLO XX
Historia



SIGLO XX

Imprimir

Siglo XX

Los Silos asistió en la primeras décadas del siglo XX al fortalecimiento de su economía que generó un extraordinario aumento poblacional que se vio reflejado en los barrios de San José, Las Canteras y La Caleta. Las edificaciones señoriales fueron aumentando así como la infraestructura urbana. Estos condicionantes marcaron las pautas para la concesión del título de Villa el día 28 de julio de 1921.

La arquitectura del lugar marcó una nueva etapa, gracias a la llegada de uno de los mejores arquitectos de la renovación urbana de Canarias. Se trata de Mariano Estanga, que introdujo el modernismo eclecticista y el revival gotizante en la iglesia, plaza y algunas viviendas del casco urbano.

Los años posteriores estuvieron marcados por un auge económico que se vio truncado por los acontecimientos de la guerra civil española que, a posteriori, marcó, claro está, la penuria económica (cocinas económicas y cartillas de racionamiento). La población, que se había duplicado entre 1920 y 1940, pasando de 2.003 a 4.172 habitantes, tan solo se incrementó en 600 en las dos décadas siguientes, es decir, los años 50 y 60.

El sector primario continuó siendo el pilar de la economía de la Villa, capitaneado por el cultivo del plátano y comenzaron las aperturas de comercios al por menor siempre acompañadas de los bodegones, panaderías, etcétera, dándose un notable arraigo en todos los barrios del municipio.

Poco a poco, la economía logra sus frutos y en la década de los setenta se dio el primer intento por consagrar un turismo adaptable al medio que generó una base para el desarrollo turístico de ahora. En los últimos años, Los Silos aumenta su población, superando los cinco mil habitantes y genera una economía basada en el sector primario, pero con un gran avance hacia el secundario e incluso al terciario o servicios. Hoy por hoy, la localidad presenta una notable infraestructura urbana y económica dentro de unas ratios razonables.